Quién tiene la razón

En el mundo en que vivía
No bastaba
No bastaba para soportar el peso de mi propia razón;
Mi concepción de alma, universo y mundo
En mi mundo no bastaba.

Por eso emprendí la búsqueda,
Búsqueda del otro que pudiera sostener mi razón.
Mas al encontrar al otro, encontré que mi razón no era única
También estaba la razón del otro.

Entonces emprendí la tarea
De imponer mi razón sobre la razón del otro
Y cumpliendo esta tarea, herí, violé y maté.

Mas al final del día pude dormir tranquilo,
Pues experimenté lo bien que se siente tener la razón
Sobre la razón del otro

Vivir de mentira

Vivir de mentiras
Mentir en el alma
Creer que se sabe
No sabiendo nada

Conciencia perdida
Nos obsequia calma
Sentir sin sentido
Leúda la pasión

Y es prisión para el ser
Lo que no se fue ayer
Lo que no se es hoy ni se será mañana

Sombras en las entrañas
Nublarán al que engaña
Y no habrá luz que ver ni sentido que hallar.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑