Eternidad

El viento sopla de donde quiere y no deja huella ni forma camino,
las olas del mar que se van y vienen, no forjan veredas, no tienen destino
las almas perdidas, cual nubes de invierno vagan en lo eterno
las barcas hundidas, no dejan más rastro que un triste recuerdo.

Tesoros radiantes, como niebla fina tendiente a fugarse
son esos momentos que segundo a segundo incurren a escaparse
ocaso apreciante, causa de un lamento al final de una tarde
tiempos tan brillantes, brindan un consuelo vivir en el antes.

Fantasmas eternos, alma de las más grandes ideas,
atribuyen al corazon en cada latido dosis de felicidad
grano que germina en mi mente finita y hace que hoy crea
que en el infinito,mi vida y su esencia se hicieron para la eternidad.

E. González

El diario de viaje de una mariposa

Las alas de la regia mariposa se movían apaciblemente, cual expresión de alegría y amor a la vida, como abriéndose a la libertad; lucía relumbrante y colorida, su estela era un arco iris sostenido unos leves segundos por el viento. Ante tal espectáculo la pequeña mariposa no sabía si mirar a su alrededor o mirar sus fastuosas alas, que con sus suaves y ligeros aleteos realizaban una combinación de colores increíble, tales como los de un ocaso de verano en pleno mar.

La mariposa resolvió dejar de verse por un segundo, entonces fueron deslumbrantes las cosas que apreció; abajo, arriba, a su lado, mil colores destilaban de ese mundo exterior, era una maravilla, nunca lo había visto de esa manera, jamás pensó que existiera, era lo mejor que podía pasarle. Súbitamente miró hacia abajo, le llamó la atención algo que se movía allá, poco a poco fue bajando, disminuyó la velocidad de sus aleteos mientras observaba ese diminuto punto de mil colores que estaba ahí abajo, bajo más y más, hasta que lo tocó y cuando lo hizo se sintió feliz, completa, plena, libre, mítica y real, era ella, sí, era ella posada sobre unas aguas cristalinas.

Realidad

Almas tan vacías son vistas en manadas,
presas de un sufragio y esclavas de un señor,
mentes dirigidas, de la conciencia atadas
vivir sus propias vidas les causa gran pavor.

Sujetos sin nombre propio, sin rostro ni identidad,
vendido han su propia esencia y comprado una falsedad
sintiendo que pertenecen se han despojado de sí
callando el grito que emerge del más profundo sentir.

!Libertad pide su interior con un gemido indecible¡
y en sus intentos se frustra de su existencia irreal
dolor causa su impotencia de una forma inconcebible,
se entrega a la indiferencia y aborrece la realidad.

Busca ser no siendo, anhela vivir no viviendo
queriendo eludir el pasado, escapar del presente y olvidar el futuro
ansía tener esa paz de ser uno mismo y sentirse seguro
trata de huir del terror que le causa el poder que lo está sometiendo
que lo obliga a negarse a ser libre, a perderse en la nada cual polvo en el viento…

Mas aunque lo intenta, no puede
olvidar el deseo esencial de ser libre
la libertad se niega mas no muere
el grito en el alma no calla y un día se hace irresistible.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑